Noviembre del 2007

Estás viendo los artículos de Mini Fauna correspondientes al mes Noviembre del 2007.

El entropion en los perros

entropion.jpg

El entropion es el enrrollamiento del párpado hacia el globo ocular, con lo que la piel y las pestañas están en permanente contacto con la conjuntiva y/o la córnea, provocando serios problemas al animal como lagrimeo con enrojecimiento de la conjuntiva, blefaroespasmo (cierre involuntario de los párpados), queratitis crónica, fibrosis de la córnea, o queratitis ulcerativa, con ulceras más o menos profundas que pueden llegar a perforar el globo ocular.

Es mucho más frecuente en razas de perros que en el gato, aunque en este último puede producirse con mayor probabilidad en el persa.

Puede afectar a una sola parte del párpado, al párpado entero o a los dos, uni o bilateralmente.

Existen dos clases de entropion, el que está asociado a una alteración en la posición del borde parpebral y el que es consecuencia de un exceso de piel, de pliegues cutáneos, etc.

Cuando el entropion se da en cachorros se debe a enfermedad congénita, es decir, hay ciertas razas que tienen mayor predisposición que otras de padecer esta enfermedad como el rottweiler, el shar-pei, gran danés, san bernardo, bulldog, cocker, labrador, caniches, bullmastiff y chow chow.

El tratamiento consiste en una sencilla operación quirúrgica, pero que si no se realiza, con el tiempo una simple conjuntivitis puede llevar a ocasionar a nuestra mascota serios problemas oculares. Por lo tanto, cuando sospechemos de este problema deberemos consultar con nuestro veterinario para que llegue a un diagnóstico lo antes posible.

Escrito por | 7 de Noviembre de 2007 | 2 comentarios
Perros.

Virus de la inmunodeficiencia felina

pelea-gatos.jpg

El virus de la inmunodeficiencia felina es un retrovirus de la subfamilia de los Lentivirus que causa la destrucción progresiva de los linfocitos T, lo que deja al animal sin defensas y predispuesto a padecer cualquier infección.

Esta enfermedad ha sido equiparada con el SIDA de los humanos, sin embargo posee gran especificidad de especie por lo que no es posible el contagio a personas ni a ningun otro no felino.

La principal fuente de contagio sería la inoculación de saliva a través de mordeduras, heridas .., y no se ha visto que halla transmisión intrauterina ni lactogénica a no ser que la gata sufra infecciones agudas durante la gestación.

Una vez inoculado el virus el gato sufre diferentes estadíos de la enfermedad:

Estadío I: Transcurre de 4 a 6 semanas tras haberse infecctado. El virus entra en contacto con el animal y comienza a replicarse en los macrófagos y en los linfocitos. Suele presentar fiebre de origen desconocido y descenso de neutrófilos en sangre.

Estadío II: Ocurre un largo periodo de latencia que puede durar hasta años. Se suele presentar en gatos ya adultos. No muestran ningún síntoma aunque son transmisores y pueden infectar a otros gatos.

Estadío III: El virus se hace activa y comienza la inmunodepresión. El gato sufre frecuentes infecciones secundarias como estomatitis, gingivitis, infecciones respiratorias, cutáneas… a menudo recurrentes y persistentes en el tiempo. Diversas afecciones hemáticas como anemia, leucopenia y neutropenia.

No existe un tratamiento específico del virus, únicamente se puede mejorar la calidad de vida del animal y realizar un tratamiento continuado de las infecciones secundarias, sabiendo que en ningun caso el animal se curará y tarde o temprano acabará muriendo.

Tampoco existe ninguna vacuna específica contra este virus, sin embargo podemos tomar una serie de precauciones para evitar que nuestro gato entre en contacto con la enfermedad, tales como no permitir que gatos domésticos entren en contacto con gatos callejeros para evitar peleas callejeras.

Escrito por | 5 de Noviembre de 2007 | 0 comentarios
Gatos.