La perdíz blanca

La perdiz blanca o nirval (lagópodo alpino), es un ave más caminadora que voladora, sólo vuela si es necesario, lo hace en contadas ocasiones, llegó a los Pirineos hace más de 15.000 años, en la glaciación del cuaternario. En el momento en la zona española de cordillera limítrofe con Francia, quedan tan sólo 3.000 parejas, que han visto muy amenazado su hábitat. El calentamiento global, lo tardío en la llegada de la  nieve, los cambios bruscos de temperatura, está perjudicando la vida de estas perdices blancas, y pasan a ser animales en peligro de extinción.

Los estudios llevados sobre la perdiz blanca en la zona de los Pirineos es un indicador del cambio climático. A fines de otoño cambia su plumaje oscuro a totalmente blanco para camuflarse en la nieve y poder protegerse de los depredadores. Como el reloj biológico no está coincidiendo con el reloj de las estaciones, el color blanco en vez de cuidarlas las delata. Los estudios son de apenas 10 años, por lo tanto no se sabe casi nada de ella. Actualmente se está haciendo un censo para saber cuantas hay en la zona de los Pirineos Alpinos, abril y mayo es la mejor época para realizar el censo porque es la época del celo, se hace más por el canto que por verlas. Son monógamas, por lo tanto por cada macho corresponde una hembra. Como vive a 2.200 metros de altura sobre el nivel del mar, avistarla es muy difícil, el hombre no es mayormente una amenaza. En muchas zonas de España ya ha desaparecido la perdiz blanca como en Cantabria. Es una especie muy vulnerable a los cambios de temperatura o hábitat. Ponen 6 huevos por año, pero si sobreviven dos polluelos es mucho. El clima extremo casi no permite que emigren de otros lugares o que vengan de otros lugares. Si hay lluvias torrenciales o baja mucho la temperatura en la época de cría puede matar al 90% de los polluelos.

Escrito por | 20 de Octubre de 2009 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Aves

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta