La marmota

Muchas veces se utiliza el refrán “dormir como una marmota“, es que estos animales parecidos a las ardillas, hibernan como los osos en sus madrigueras, donde permanecen desde octubre hasta abril. La hibernación es cosa corriente en algunos animales, lo que ha tentado al hombre y la investiga constantemente, para poder hacer uso de ella en determinadas circunstancias. Los osos y las marmotas hibernan sin más preparación que alimentarse bien durante el período previo. Todas las marmotas permanecen en el invierno durmiendo, pero la marmota de los Alpes que es un poco más grande, toma ciertas precauciones contra el frío. Con sus largas y fuertes zarpas cava una confortable madriguera, a un metro bajo tierra, con una estrecha entrada de 15 cm, que conduce a un largo corredor de hasta 10 metros, que lleva a una cámara de 1 metro de diámetro. Allí prepara su lecho con hojarascas, sobre el cual se acuesta, después de haber tapado la entrada con hojarascas y tierra. Cuando por el mes de abril la temperatura comienza a subir, la marmota despierta de su letargo y sale de día a gozar del sol, que tanto le gusta, y a la hora del crepúsculo se va a dormir. Silban como advertencia para avisar del peligro a las otras marmotas.

Según las últimas investigaciones, en el período de hibernación, cada 2 o 3 semanas se despiertan para hacer sus necesidades y calentarse un poco. Lo que les permite vivir durante ese período, es la reserva de grasa que ha acumulado en su cuerpo.

Como muchos animales el hombre las ha diezmado, que las ha llevado casi al exterminio, porque se creía que la grasa acumulada tenía poderes curativos.

Escrito por | 19 de Mayo de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Tecnología

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta