Las graciosas ardillas

No es raro encontrar en los bosques a las ardillas, que son roedores muy ligeros y pequeños de color castaño fuego, ojos chispeantes, afilados y vistosos dientes que comen graciosamente una avellana, usando sus manos, mientras se sienta con elegancia sobre la cola que es muy esponjosa.

Las ardillas son una de las acróbatas de los bosques, trepan por las ramas más finas sin moverlas, parece que a penas las tocan, cuando van en busca de sus alimentos preferidos, piñones, nueces, avellanas, y toda clase de frutos secos. Después los almacena en su madriguera, donde pasan los días fríos del invierno.

La ardilla es un animal que fácilmente se puede domesticar, sobretodo si se le comienza a dar comida. Muchas veces se le deja comida en la ventana o en un lugar determinado y ellas vienen a comer, así poco a poco se van quedando en la casa hasta pasar a ser una mascota. Pero también se puede domesticar trayéndola a la casa y proporcionándole todo lo que necesita, y ofreciéndole cariño, al poco tiempo pasa a formar parte de la familia.

Hay una especie de ardilla voladora que es muy curiosa, la cual planea en vuelo oblicuo hasta el suelo, puede realizar un recorrido de 20 metros, gracia a una membrana que se extiende a sus flancos, desde las patas anteriores hasta las posteriores. Esta ardilla es de distinto color porque es color gris pizarra, y más pequeña que la ardilla común. Es difícil verlas porque es de costumbres nocturnas.

Escrito por | 24 de mayo de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta