La lucha por la supervivencia

Los animales domésticos tienen la vida asegurada, por los cuidados de su amo, no así la inmensa mayoría que vive en estado salvaje y tiene que subsistir con el esfuerzo continuado de todos los días, para no perecer.

Lo primero que hace un animal para subsistir es alimentarse. Los animales herbívoros de la selva encuentran abundante  comida, no así aquellos que viven en zonas áridas y de escasa vegetación, los que tienen que disputarse el sustento, robándolo literalmente de los campos que cultiva el hombre, quién se defiende de tales ladrones tratando de exterminarlos. Entre los animales herbívoros hay algunos que no hacen diferencia entre una clase u otra de vegetales y hay otros que sólo comen una parte de los árboles o que seleccionan un tipo de vegetal.

Los grandes carnívoros muchas veces por la falta de comida se vuelven antropófagos, sobretodo las hembras, aunque no es lo más común que los animales devoren al hombre por instinto. Pero la comida no resuelve todos los problemas al animal, el frío, la nieve, las heladas, las inundaciones son enemigos que ponen en peligro la vida de los animales. El instinto ha enseñado a muchos a fabricarse madrigueras, cubiles, refugios y lugares de protección, otros emigran a zonas más benignas, cuando llega el invierno.

Los animales están también sujetos a enfermedades y epidemias, no existiendo para los animales salvajes los cuidados de un veterinario. No es raro que una especie o raza se vea en peligro de extinción en una región, a causa de una enfermedad contagiosa, como la mixomatosis en los conejos.

Escrito por | 17 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta