Partogénesis en reptiles

En Londres, en el Zoológico Chester, sucedió algo no común, una dragona de Komodo, de 8 años, sin nunca haberse apareado y ni quiera haber estado cerca de un macho, la dragona era virgen, fue mamá.
Los lagartos muchas veces han presentado la facultad de autofecundar sus huevos, sin necesidad de tener contacto con un macho, llegando al parto virginal, a esa facultad se le llama partogénesis.
Los técnicos del Zoológico, dijeron que allí nunca había habido autofecundación o reproducción asexuada, de  huevos de dragonas de Komodo.
Siendo el caso de Flora el segundo de esta especie en el mundo.
Los dragones de Komodo son los lagartos más grandes del mundo, que llegan a medir 3 metros de largo, y pesar cerca de 140 kg, ellos están en peligro de extinción, siendo estas 5 crías muy importantes para la especie.
Esta reproducción asexuada, despierta esperanza de que pase lo mismo en otras dragonas de Komodo, en cautiverio. Se está estudiando la facultad de partogénesis, porque puede ser una facultad de las dragonas de Komodo cuando están en cautiverio, para mantener la especie, o puede ser un nuevo desarrollo evolutivo.
Se conocen más de 70 especies, entre ellas las serpientes, que pueden reproducirse en forma asexuada.
Flora la dragona autofecundó 11 huevos, y 5 comenzaron a romper el cascarón después de 8 meses de incubación.
Los bebés al salir del cascarón pesaron 125 gramos y medían entre 40 a 45 cm. A los bebés los alimentan con grillos y cigarras. Esos bebés son de piel color amarillo y negro, y se les construyó un lugar especial para que se puedan desarrollar los integrantes del último milagro evolutivo.

Escrito por | 25 de Septiembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Noticias y Reptiles

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta