La gata y la ardilla

Una señora en Estados Unidos por colaborar con una buena acción, se puede ver envuelta en una situación legal.
Un día la señora Lisa, se encontró con que de un nido de un gran árbol, se había caído una pequeña ardilla, que separada de la madre que la alimentaba era imposible que sobreviviera.
La señora probó varias maneras para alimentarla, le quiso dar leche con un cuentagotas, pero ésta lo rechazada, la llevó a un centro de protección de animales silvestres pero tampoco pudieron hacer nada.
Pero la señora no quería que la pequeña ardilla muriera, y después de haber agotado todos los recursos, pensó en Jingles su gata mascota.
Jingles, que hacía pocos días había dado a luz  en la ciudad norteamericana de Wilmot, en Ohio, era la última esperanza de salvar a la ardilla.
Se la puso junto con sus gatitos para que mamara, primero la gata la extrañó, como que no la quería, pero rápidamente se encariñó con ella, igual que sus futuros hermanos.
Desde ese momento la pequeña ardilla, pasó a ser una más de la camada de Jingles, así pudo salvar la vida, ya que mamaba igual que sus hijos.
Pero ahora la señora está en un problema con la justicia, ya que por ley tendría que haberla entregado dentro de las 24 horas, a un centro de rehabilitación.
La señora declaró que no tiene miedo a ser castigada y multada, porque su intensión nunca fue la de tener una ardilla salvaje como mascota, su intención fue la de salvarle la vida, y cuidarla hasta que se pudiera valer por si misma y después pudiera regresar a su hábitat.

Escrito por | 16 de Octubre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Curiosidades y Noticias

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta