El galgo húngaro

El galgo húngaro también es llamado magyar agar, no es muy conocido fuera de Hungría y de Rumania.
Es una raza de perros muy antigua, ya existían en el medioevo, y acompañaban a las tribus nómadas húngaras llamadas Magyar.
Los galgos húngaros, seguían a los cazadores que iban a caballo y recorrían grandes distancias, ayudando a cazar la liebre y los ciervos.
En la actualidad también se siguen usando los galgos húngaros en la caza.
En las tumbas del siglo IX, ya hay referencias de este lebrel, después la raza se cruzó muchas veces y así casi perdió sus caracteres originales.
Para carreras de larga distancia no hay quién le gane, es elegante y delgado.
Se diferencia de los otros galgos por su cuello, que es mediano y no largo.
Su pelaje es corto, tupido y áspero, está bien pegado al cuerpo, en invierno desarrolla lanilla interna bien tupida para protegerlo del frío. Pueden soportar muy bien los cambios de clima.
No necesita cuidados especiales, cepillarlo y algún baño cuando lo necesita. Puede tener cualquier color.
Los perros húngaros son inteligentes, muy leales a sus dueños, guardianes y de carácter reservado, pero no de protección.
Son fáciles de entrenar sobretodo con la técnica de clicker. Si se lo socializa desde pequeño no tendrá problemas con otros animales, que por lo general se lleva bien, lo que hay que tener cuidado es con las mascotas pequeñas, ya que como es un perro de caza las puede confundir con una presa y lastimarlas.
La altura hasta la cruz de los machos es de 65 a 70 cm, pueden pesar hasta 32 kg, y no deben ser pesados, siempre deben estar ágiles, las hembras son más chicas.

Escrito por | 18 de Diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Perros

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta