Los gatos chinchillas persas

Los gatos chinchillas persas, también son conocidos como plateados, los llaman así como el roedor Sudamericano, llamado chinchilla, por la importancia de su piel.
Son originarios de Persia, de Irán, se obtuvieron cruzando gatos persas, con gatos de pelo largo de Turquía.
A finales del siglo XIX, llegarón a Europa y eran muy populares, actualmente hay pocos, y son difíciles de conseguir, pero son apreciados por su exótica belleza.
Sus ojos grandes y redondos de color verde esmeralda, al azul verdoso, con un alo negro sobre los párpados que le da un aspecto infantil.
Lo más característico es su abundante, espeso, largo, y fino, pelaje. Tiene la capa suave y sedosa, constituida por pelos largos y finos, que forman un collar y barba bajo el cuello. Necesitan  un cepillado diario, para retirar el pelo muerto,  que se encuentra suelto o muchas veces formando una pelota.
Las orejas parecen pequeñas, por tener tanto pelo y la nariz es corta y ancha, y el extremo es de color rojo ladrillo.
Los más comunes son los de color blanco, pero los hay de varios colores como, negros, grises, bicolores, crema, dorados, chocolates.
La cola es especial, corta, con mucho pelo, en forma de abanico.
Como mascota, es ideal para personas mayores, porque es de carácter tranquilo, casero, cariñoso, y puede vivir perfectamente en una casa. Si va a vivir en jaulas en el invierno hay que abrigarlos, porque sufren con el frío.
Los gatos chinchillas persas no son juguetones, son muy pasivos, les gusta pasar descansando en el sillón, por eso los llaman los “tigres del sillón”.
Muchas veces los gatos chinchillas persas son frágiles de salud, pueden sufrir del estómago, de los huesos, y de alopecia, por eso se aconseja que tengan una dieta equilibrada y variada, a la cuál se le puede agregar complementos vitamínicos.

Escrito por | 22 de Diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Gatos

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta