Dogo de Burdeos

El dogo de Burdeos es originario de la época de los celtas, que lo tenían para cuidar los tesoros, y también lo usaban en la caza mayor. Aún conserva muchas características de los mastines del tiempo de la Roma antigua.
En la Edad Media había dos clases de dogos y los entrenaban para luchar con osos, toros, y  perros. Después pasaron a cuidar los castillos y las casas.
Durante la Revolución Francesa muchos dogos murieron defendiendo a sus dueños.
A finales del siglo XIX en Burdeos se creía que la raza había desaparecido, pero en ese momento comenzó a desarrollarse nuevamente.
La raza dogo de Burdeos, es excelente como mascota, como guardián, de defensa, desde sus orígenes ha estado junto al hombre y siempre cuidándolo.
El problema que presenta es que cuando sus instintos de guerrero salen a luz por algún motivo especial, no obedece ninguna orden, pero es muy cariñoso, también con los niños.
Si se le enseña desde pequeño puede ser amigo de los otros animales de la casa y de  otros animales, de lo contrario puede tener problemas con ellos.
Necesita espacios grandes o de lo contrario sacarlo a caminar por lo menos ½ hora diaria.
Es un perro grande que llega a pesar entre 50 y 60 kg, y tiene una altura hasta el lomo entre 55 y 70 cm, las hembras son un poco más pequeñas.
Cuenta con un pelaje fino, corto y suave. El color es caoba, leonado o gris. Necesita cepillarlo de vez en cuando. El cuello es corto y con papada.
Aunque son grandes, no son muy exigentes en la alimentación.
Son bien proporcionados, fuertes, y musculosos.
Casi siempre nacen por cesárea, porque el dogo de Burdeos, tienen la cabeza muy grande.

Escrito por | 5 de Febrero de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Perros

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta