Educacion del gato

Convivir con un gato no es lo mismo que convivir con un perro. Los gatos son más difíciles de educar, se necesita más tiempo y más paciencia, pero aprenden varias cosas y se logra una convivencia adecuada.
La única relación de sometimiento de los gatos, son los hijos con sus madres, cuando son chicos.
Ellos aprenden lo que quieren, ya que no les importa ganarse el afecto de sus dueños como lo hacen los perros.
El que ha tomado la difícil tarea de educar a un gato, debe saber de antemano que los felinos sólo aprenden los que quieren aprender, lo que a posteriori le va a dar algún resultado, ellos nunca harán cosas que los disguste o los ponga mal.
El mejor momento para empezar con su educación es cuando son pequeños, nunca con un felino se puede aplicar castigos, porque lo que se logra, es que sean desconfiados, que dejen de confiar en esa persona y se vuelvan más agresivos.
Se le deben proporcionar premios que a ellos les guste, ser muy cariñosos, tener mucha paciencia, repetir una y mil veces lo mismo, y nunca hay que impacientarse. Cuando se ve que se va a perder la paciencia es mejor hacerle un mimo e interrumpir la actividad.
Entre las cosas que se le puede enseñar y se obtiene buenos resultados es aprender su nombre, abrir la puerta, usar el arenero, y pocas cosas más.
Nunca se piense que todo lo que aprende un perro, aprenderá el gato.
El tono de voz es fundamental, siempre debe ser suave, cariñoso, normal, nunca fuerte ni agresivo, pero si firme.
No se debe olvidar que con violencia y malos tratos, no se consigue nada de un felino y esperará el momento para dar una sorpresa.

Escrito por | 16 de Marzo de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Gatos

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta