Amoxicilina y los perros

Así como las personas deben tomar antibióticos sólo por receta médica y cuando es estrictamente necesario, para evitar que las bacterias se vuelvan resistentes a esos medicamentos, con los animales pasa lo mismo, hay que tener mucho cuidado y control con cualquier clase de medicamentos y con los antibióticos en especial.
Como todos los medicamentos la amoxicilina debe ser recetada por médico veterinario y luego debe ser supervisado todo el tratamiento por él.
La amoxicilina, es un antibiótico que en varias ocasiones se les receta a los perros y a los gatos, cuando tienen algún tipo de infección. Es una penicilina de amplio espectro, es relativamente segura para perros y gatos, es capaz de eliminar muchas de las cepas de distintas bacterias.
Así como no hay que automedicarse, tampoco su dueño debe suministrarle el antibiótico por su cuenta a su mascota.
La amoxicilina tiene todas esas bondades, pero también tienen efectos secundarios negativos, que puede afectar tanto a perros como a gatos. Hay perros que presentan hipersensibilidad a la amoxicilina, por lo tanto no se les debe suministrar.
Los efectos secundarios pueden ser erupciones, diarrea, anemia, pérdida de apetito, insuficiencia renal, fiebre, vómitos, náuseas, taquicardia, hinchazón, dificultades para respirar, anafilaxia, eosinofilia, neutropenia, baja el número de glóbulos blancos, puede disminuir el número de plaquetas y otros.
Como ya se mencionó, este medicamento debe ser recetado y supervisado por un médico veterinario, más todavía si el animal está medicado con otros medicamentos como cloranfenicol, eritromicina, y otros antibióticos macrólidos, tetraciclinas, sulfamidas, metotrexato y probenecid.

Escrito por | 20 de Abril de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Salud animal

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta