El perro y el hueso

El perro junto con un hueso, ha sido una imagen que viene de tiempos remotos y ha pasado fronteras.
Los perros pasan horas y horas masticando un hueso, muchas veces lo dejan o lo esconden y vuelven más tarde a seguir masticándolo. Esto se da tanto en los cachorros, como en perros adultos, o de la tercera edad.
En la actualidad no sólo se le dan huesos naturales, también se les dan huesos artificiales, pero ellos igual los mastican y juegan durante horas.
Los perros necesitan tener cosas para masticar, ya que le ayuda para mantener una buena dentadura.
No es conveniente darles huesos como alimento porque puede tragarse un pequeño hueso y lastimarse algún órgano o hasta perforarse el intestino, también les produce estreñimiento.
Los huesos previamente cocidos se quiebran con más facilidad y puede lastimarlos, tanto la boca o algún órgano, si los traga.
Para los canes, el hueso es su juguete preferido e insustituible, es el que llena todas sus necesidades de juego, y lo hace feliz.
Siempre deben tener algo para masticar, es bueno e instintivo, también se recomienda proporcionarle para masticar productos hechos con carnaza.
Es importante darle cosas nuevas para masticar, porque si se le da cosas viejas, después se acostumbra a masticarlas y sigue con sillones, zapatos, y todo lo que encuentre.
Los cachorros, cuando están cambiando la dentadura necesitan masticar, para desprender los dientes de leche, y calmar la sensación desagradable de las encías.
Tanto para los cachorros como para los perros adultos, masticar huesos, les ayuda a limpiar la dentadura y mejorar su aliento.

Escrito por | 17 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta