La tortuga gigante Floreana

La tortuga gigante Floreana, estudiada en su momento por Darwin, en las islas Galápagos, Ecuador, se presume que está extinta desde el siglo XIX. Pero los científicos se niegan a perder definitivamente a esa tortuga gigante y han seguido estudiando el tema. Han encontrado últimamente que los genes de Floreana se mantienen en algunas de las tortugas de las Galápagos.
Los científicos norteamericanos, se han propuesto  recuperar la tortuga, pero saben que les llevará mucho tiempo. El naturalista Charles Darwin que visitó la isla Floreana, en el año 1835, ya vio que la explotación por parte del hombre, las tenía diezmadas a las tortugas gigantes. Pero 40 años después de la visita de Darwin, 4 de las 15 especies de tortugas gigantes, ya habían desaparecido.
Los científicos dicen, “La clave ha sido conectar el pasado y el presente mediante marcadores genéticos identificados en los especimenes de museo, incluyendo los de las especies extintas”. Se reveló que cada especie es genéticamente única, pero se puede distinguir cuando la información genética proviene de otra especie. Al comparar los animales de museos, encontraron que algunas especies eran únicas, pero otras tenían mezclan. Encontraron animales en el volcán Wolf de la isla Isabela que tienen el ADN, mitocondrial y marcadores nucleares de la especie de la isla Floreana.
El proyecto de recuperación la tortuga gigante de Floreana, lo van a desarrollar en cautiverio, mediante la recría constante, regenerando el genoma, mediante un sofisticado proceso de selección genética. Pero se sabe de antemano, que todo lo que sea cruzas de tortugas y vuelta a cruzar esas crías lleva mucho tiempo, porque la maduración sexual de las tortugas lleva muchos años, quizás estos científicos no puedan ver sus frutos.

Escrito por | 31 de Julio de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Animales exóticos y Reptiles

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta