Consejos para peinar un gato

A los gatos hay que acostumbrarlos a peinarse desde chicos, porque si se comienza a hacerlo cuando son grandes da más trabajo.
Los procedimientos cuando el gato tiene el pelo largo o cuando tiene el pelo corto son distintos.
Mentalmente el largo del pelo se debe dividir en cuartos para comenzar a pasar el peine primero por el primer cuarto hasta que se llegue junto a la piel.
Si tiene el pelo corto y no está anudado se pasa el peine normalmente. Siempre se debe comenzar por el cuello y volver muchas veces al cuello, porque a ellos les produce placer.
Se debe tener distintos cepillos, por lo menos cuatro, desde los que tienen los dientes muy separados hasta los que los tienen bien juntos.
Si por el contrario tiene el pelo largo con nudos o bolas de pelo es más difícil, porque él sabe que le va a doler, por eso hay que comenzar a masajearlo con las manos, desenredarle todo lo que se pueda, acariciarlo y cepillarle primero el cuello. El primer peine a usar debe tener los dientes muy separados, y pasarlo hasta retirar el pelo suelto, se continúa con otro de dientes más juntos, las pasadas deben ser cortas.
Nunca se debe procurar llegar hasta la piel en la primera pasada.  La mano que acaricia, va alisando el pelo antes de pasar el cepillo.
Cuando se peina la cola se empieza por la base hasta la punta, pero no se debe peinar de una sola vez, porque es muy sensible.
Hay que volver a cepillar el cuello muchas veces porque le gusta y se calma.
Si el gato llora o gime, hay que suspender la operación hasta que se serene.

Escrito por | 18 de Septiembre de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Consejos y Gatos

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta