El bull terrier inglés

Es una raza creada con la raza Bulldog inglés y los Terriers, estaban destinados en el siglo XIX a luchar con los toros de Lidia, que era uno de los espectáculos favoritos de la Inglaterra campestre.
Es un animal muy fácil de adiestrar, se quiere y se deja querer.
Pero a pesar de que lo crearon para la lucha, puede perfectamente ser un perro de compañía ya que se lleva bien con todo el mundo, y no han mostrado un índice exagerado de agresividad. Como no tiene instinto cazador, si se los acostumbra se lleva muy bien con el gato de la casa.
Pero si alguien que entre al hogar se pone agresivo con su dueño, puede estar seguro que lo defenderá por encima de todo.
Tiene muy buena memoria, si se encuentra con otro perro que lo mordió cuando era más pequeño, se acuerda y se lo recordará a ese perro con creces.
No anda peleando pero se hará respetar con los otros perros.
Los aficionados a esta raza sueñan con mostrar a sus mascotas en campeonatos caninos que se han convertido más en una actividad social que en un evento deportivo.
Como sus camadas son de tres o cuatro cachorros son pocos, por ello tienen un precio elevado.
La cabeza del Bull Terrier se la crearon parecida a una pelota de rugby, se puede decir que es única y también se han preocupado más por lo psíquico que por lo morfológico.
Es un perro de talla mediana pero como pesa mucho se dice que es un perro grande.
Le gusta el jardín de la casa, pero prefiere el confort del hogar.
También hay una versión del Bull Terrier americano, que se creó con perros importados desde Inglaterra.

Escrito por | 4 de Noviembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Perros

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta