Gallinas como mascotas

Para los que quieren tener un ave como mascota y no quieren tener un pájaro prisionero, las gallinas son una buena opción.
Se pueden comprar huevos fecundados e incubarlos pero es difícil, mejor es comprar pollitos bebé, si son hembras mejor, así pondrán huevos que serán más sanos que los del mercado.
A los pollitos bebé hay que ponerlos en una caja, con papel de periódicos para cambiarlos cuando sea necesario, darles calor con una lamparilla, y taparlos con una tela abrigada de noche. Hay que tratar de tenerlos cómodos como estarían con su madre.
Tienen que tener ración específica para polluelos, agua fresca, y hierba seca.
Si no saben comer hay que abrirles el pico y ponerles la comida, a los pocos días ya lo hacen solos.
Esta tarea se puede hacer en familia para que los nuevos habitantes de la casa pasen a ser la mascota de todos y sobretodo de los niños. Cuando los pollos son bebés no conviene tocarlos mucho, y hay que tener cuidado de no apretarlos.
Tanto cuando son pequeños o cuando ya son gallinas o gallos hay que cuidarlos de los depredadores que gustan visitar los gallineros. Los zorros, comadrejas, y martas  persiguen a las aves de corral, pero a los gatos les gusta comerse  los pollos pequeños.
Luego que están criadas se las puede dejar sueltas en el jardín. Las gallinas vienen cuando se las llama, comen su comida y todo lo que sobra en una casa, y abonan la tierra del jardín.
Durante la noche hay que dejarlas bien seguras y protegidas.
Les gusta subirse a la falda, entrar a la casa, salir a recibir a sus dueños cuando llegan a la casa.
Es otra mascota que después que la tengan verán que hermosa que es.

Escrito por | 18 de Enero de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Aves

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta