Personalidad y comportamiento del Dogo de Burdeos

El Dogo de Burdeos es una raza antigua de perros que se distinguen por su equilibro e inteligencia, están muy bien dotados para las labores de guardia y protección, como ya vieron los romanos en tiempos de Julio César.
Defiende su territorio con firmeza pero sin hacer alardes de excesiva fiereza. La confianza que tiene este perro en si mismo y su mirada penetrante basta para disuadir al más valiente y osado.
Cuenta con un buen olfato, y con un oído de violinista que le permite captar el menor ruido por imperceptible que éste sea. Es muy posesivo y se hace el dueño de cualquier territorio que se le asigne, el cual lo defenderá con uñas y dientes.
El Dogo de Burdeos es muy fiel a su dueño, del que suele imitar el comportamiento y como todos los molosos de caño nasal corto adora a los niños, con los que se muestra con gran dulzura. No se recomienda reñir en voz alta o amenazar a un niño en presencia de un Dogo de Burdeos, porque lo más probables es que se lleve un mordisco.
Para asegurar su papel de guardián no necesita ninguna educación específica. No tiende a fugarse y ladra raramente, pero siempre está alerta ante la presencia de extraños, no es un miedoso. Los que necesitan un perro guardián se recomienda tener un Dogo de Burdeos macho, pero son muy dominantes, las hembras son más obedientes y adecuadas para las personas que no tienen mucha autoridad.
Son perros guardianes muy fieles, pero no son perros falderos. Cuando  están bien socializados y su dueño es responsable, bien puede ser un perro de compañía.

Escrito por | 23 de Marzo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Tecnología

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta