El podenco andaluz y la caza de la liebre

La raza de perros Podenco Andaluz es ante todo una raza autóctona muy rústica y ancestral. Ha sobrevivido hasta nuestros días tras superar los altos umbrales selectivos en cuanto a su funcionalidad, y resistencia a las condiciones medioambientales más hostiles, de ahí que cuando la raza comienza a estructurarse bajo los preceptos modernos de la cría canina, corre riesgo de perder parte del acerbo que siempre lo caracterizó.
El Podenco Andaluz tiene una compleja estructura y presenta tres tamaños y tres tipos de pelos. Los Podencos de talla grande son un 34 % de todos los podencos, los de talla mediana son los que más abundan llegando a un 53 % y los de talla pequeña son sólo el 13 %.
El Podenco de talla grande es empleado como perro de rehala en la caza mayor, pero últimamente lo emplean en la función de quitador, que es una labor casi desaparecida, debido a los cambios cinegéticas en las carreras de liebres con galgos.
El Podenco de talla grande acompaña a los perros galgos en la caza de la liebre en el campo y ahí es cuando entra a trabajar el “quitaor”, que busca y localiza la liebre.
Él advierte a los galgos sobre la presencia de una liebre, la corre hasta que la apresen, si se esconde, el Podenco la localiza, la persigue y la pone a disposición de los galgos.
El quitaor está presente en la muerte de la presa.
Si los galgos se diputan la liebre, el Podenco de talla grande con sólo gruñir desde lejos hace que la suelten.
Estos perros siempre estuvieron en los cortijos, son vigorosos, corpulentos, ariscos y recelosos frente a los extraños.

Escrito por | 24 de marzo de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Tecnología

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta