La ataxia en los gatos

Ataxia

La ataxia es una enfermedad que afecta las extremidades, el movimiento, la posición del cuerpo y la estabilidad del gato.
Cuando el animal se siente mal y presenta movimientos descoordinados y otras dificultades se debe realizar una serie de exámenes para saber que mal lo aqueja e ir descartando otras enfermedades.
Si el gato anda como si estuviera borracho, tiene descoordinación entre la cabeza y el tronco, incapacidad para caminar o saltar, trepar, somnolencia, etc, puede tener ataxia.
Hay que hacerle exámenes de sangre, de orina, radiografías etc. y se puede descubrir si el gato tiene ataxia.
Puede ser ataxia cerebral, vestibular y sensorial.
La ataxia cerebral es cuando tiene problemas en el cerebelo, en la región que se encarga del equilibrio y la coordinación del movimiento. Tiene un “andar de pato”.
La ataxia vestibular es cuando tiene problemas en el oído interno, o pueden estar afectados algunos nervios que van del oído al cerebro. Pueden tener la cabeza de costado, caminar en círculo, y movimientos rápidos de los ojos (nistagmo).
La ataxia sensorial es cuando hay problemas en el cerebelo, en la médula espinal, o en los nervios periféricos. Los felinos permanecen de pie y caminan con las patas muy separadas, tienen una gran debilidad muscular. Los gatos pueden nacer con esa patología o manifestarse a los pocos días de nacidos cuando aún el cerebro se está desarrollando.
Si el gato después de los exámenes se descubre que tiene algún tipo de ataxia, para todas hay tratamientos y logran tener muy buena calidad de vida. El felino siempre buscará una salida para su discapacidad, por supuesto que hay que seguir todas las recomendaciones del veterinario y se le puede conseguir otro gato joven para que juegue con él.

Escrito por | 18 de Marzo de 2013 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Salud animal

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta