Aprender a cuidar de nuestra mascota recién nacida

Casi siempre es la mama de nuestra mascota la que se encarga de sus cuidados pero suele haber casos en que sucede todo lo contrario y la mama del recién nacido no se encarga en lo absoluto de el, entonces llega el momento de hacernos cargo nosotros y cumplir con el rol de madre procurando darle todo lo que la mascota recién nacida necesita en ese momento como calor, aseo y alimento.

El calor es importantísimo ya que si no se mantiene el recién nacido con la temperatura adecuada pueden sufrir de hipotermia y morir.

Recordemos que el cuerpo del recién nacido esta escasamente aprendiendo a funcionar y aún no tiene desarrollado el sistema que mantiene su cuerpo con la temperatura correspondiente.

Es por esta razón que debemos facilitarle una fuente de calor como una bombilla por ejemplo, unas mantas que lo calienten o bolsas de agua caliente todo esto con el animalito dentro de una caja con mantas o periódicos que lo mantendrán caliente por más tiempo.

Si utiliza una bombilla para calentarlo debe tener la precaución de que esta no sea muy incandescente y de no colocarla demasiado cerca del animalito pues lo podría llegar a quemar o se podría deshidratar si la temperatura está muy alta.

La mejor manera de saber si la temperatura es la adecuada es colocando el dorso de la mano ya que esta parte de la piel de la mano es muy delicada, mantener la mano dentro de la caja por un rato poniendo la luz a la distancia correcta, ya que el calor en nuestra piel nos dirá si es muy fuerte o no.

La bolsa de agua caliente se coloca debajo de las mantas asegurándose de ue el calor ue pase no vaya a quemar nuestro animalito, el agua debe cambiarse cada dos o tres horas como mínimo no importa si es verano o invierno lo necesitan igual.

Ahora viene la parte de la alimentación que suele ser la más complicada pues lo mas importante que le trasmite la madre son las sustancias que ayudarán al pequeño a desarrollar su sistema inmune y lo preparan para enfrentar todas las enfermedades que se le presenten, por esta razón si pueden lograr que los cachorros recién nacidos tomen leche de su mama cuando ella se los permita es lo mejor.

Para alimentar a los recién nacidos existen fórmulas caseras muy fáciles de preparar que pueden suplantar la leche materna y ofrecerles todos los nutrientes que necesita, para alimentar un gatito recién nacido esta fórmula es muy buena: Mezclar un cuarto litro de leche deslactosada ( la leche entera les produce diarrea ) la yema de un huevo ( sólo la yema) y una cucharada pequeña de crema de leche , después calentar todo a baño maría y dárselo tibio a los animalitos con una jeringa cada dos horas muy lentamente , en el caso de los perritos es muy similar la forma : se toman 800 ml o 4/5 partes de un litro de leche normal, agregar dos yemas de huevo , dos cucharadas de crema de leche y dos de miel.

La diferencia con los perros es que toman más fácilmente de un tetero y la frecuencia la misma cada dos o tres horas.

Luego de la alimentación los gatitos deben ser estimulados con un algodón empapado en agua tibia en su ano, la vulva o prepucio para que defequen ya que esta es otra de las funciones que cumple la madre, es también importante el aseo y se hace pasando una toalla húmeda por el cuerpo del animal procurar en lo posible que la toalla sea algo áspera de esta manera los animalitos creen que es su mama y aprenden a asearse solos.

Escrito por | 20 de Noviembre de 2008 | 9 comentarios
Consejos.

Alimentar a un gatito recién nacido

cat-coffe.jpg

Durante las primera 24 a 72 horas de lactación, la gata produce calostro, que nutricionalmente es diferente de la leche. Después de este periodo, la lactación varía gradualmente de calostro a leche.

El contenido de los diferente nutrientes de la leche materna varía según progresa la lactación. El calostro contiene alrededor de un 88% de agua, un 4% de proteínas y un 3,8% de grasas. La leche cuando tiene lugar el destete, esta compuesta por el 2% de agua, el 6,6% de proteínas y el 5,5% de grasa, porcentajes que han ido variando durante la lactación.

La composición general también varía, probablemente suministrando nutrientes específicos a niveles adecuados y en el momento apropiado.

En los primeros días de vida, los recién nacidos son capaces de absorber tanto las proteínas dietéticas enteras como las inmunoglobulinas proporcionadas en el calostro.

En la alimentación de los gatos deben introducirse alimentos sólidos alrededor de las 3 ó 4 semanas de edad. Al principio es normal que los cachorros jugueteen alrededor y salten sobre el borde del recipiente de la comida de la gata y solo husmeen el contenido, lo que alarma a algunos propietarios principiantes de gatos, pronto muy pronto aprenderán como alimentarse por su cuenta.

La forma física y la densidad nutritiva de la comida son muy importantes para provocar el apetito del gato.

A veces, los gatos muy jóvenes pueden alimentarse con una mezcla de leche, cereales para niños, vitaminas, huevos, carne y otros ingredientes similares, como una “formula de destete”.

Este tipo de dieta es cara, se necesita tiempo para prepararla y, lo más importante, puede que no sea nutricionalmente completa y equilibrada. Debería de evitarse las preparaciones de este tipo excepto cuando se conoce su composición nutritiva.

Con frecuencia, la falta de un adecuado consumo de alimento sólido se refleja en un mínimo incremento de peso en los gatos después de la cuarta semana de lactación, cuando la producción de leche materna puede descender y la gata empieza a estar menos dispuesta alimentar a los gatos.

La dieta recomendada para un gatito a partir de las 3-4 semanas de vida debe reunir las siguientes características:

  • Alto nivel energético: 495 kilocalorías de E.M por kilo
  • Alto nivel proteínico: 34%
  • Alto nivel de minerales y vitaminas

Todo ello aportado por ingredientes de máxima calidad que aseguren la optima digestivilidad de estos nutrientes.

Escrito por | 11 de Febrero de 2008 | 43 comentarios
Gatos.