Gatos Burmeses

Su nombre deriva de Burma, en inglés Birmania, pero no confundirlo con el gato sagrado de Birmania de pelo largo. Es una raza de gatos nueva, creada por un médico militar estadounidense, recién se conoce oficialmente en 1930, cuando cruzan una gata mitad siamés, mitad malaya, con su propio hijo, así nació un gato con un manto marrón. La  raza de Gatos Burma, no es tan  esbelta como el siamés, éste es más compacto.

En manuscritos del siglo XIV y XV del reino de Siam, actual Tailandia, aparecen gatos muy parecidos a los Burmeses. En Tailandia son nombrados en un poema en el año 1350

Existen los Burmeses norteamericanos de cabeza redonda, con huesos bien fornidos y musculatura bien desarrollada. Los burmeses ingleses de cabeza triangular más elegantes de tipo oriental.  Las piernas de los gatos de raza burmese, son delgadas, las piernas de adelante son más cortas que las de atrás.

La cola es larga y no tiene el rizo al final.

Las orejas son separadas, de tamaño mediano, son anchas en la base y redondeadas en las puntas, cubierta de pelos cortos y ralos.

Posee grandes ojos brillantes de un color amarillo, con una mirada intensa y cautivante.

El pelo es corto, suave y  fino, casi sin pelusa, no necesita mucho cepillado. Los colores del pelo son crema, azul, chocolate, pelirrojo y lila. El tono del pelo es más oscuro en las extremidades, cara y la cola. El color definitivo del manto y de los ojos queda establecido a los 2 mese y ½.

Como mascotas, son muy afectuosos con sus amos y tienen una mirada conquistadora. Es inteligente, juguetón, se lleva muy bien con los niños y con otras mascotas. Gusta viajar en auto, si ha sido acostumbrado desde chico. Quiere permanecer siempre al lado de su dueño, como si fuera un perro.

Escrito por | 20 de diciembre de 2009 | 1 comentario
Gatos.

Leyenda del Gato Sagrado de Birmania

En Birmania antes de la época de Buda los Khemer adoraban a los dioses con grandes templos. El templo Lao-Tsun, era en honor a la diosa Tsun-Kyan-Kse, este templo era cuidado por el anciano sacerdote Mun-ha, conjuntamente con 100 gatos blancos sagrados. De todos los gatos; Sinh, era el amigo de Mun-ha.

La estatua de la diosa era de oro, con ojos de zafiro, dicha estatua por su gran belleza comenzó a atraer la codicia de los hombres. Una tarde los bandidos thai, quisieron robar la estatua de la diosa Tsun-Kyan-Kse, pero para evitarlo el sacerdote Mun-ha se interpuso y lo mataron. En ese momento Sinh el gato amigo del sacerdote saltó sobre el cuerpo del maestro muerto, los bandidos se espantaron al ver la transformación del gato. El gato parecía iluminado, su pelo cambió al color oro pálido,  parecía que su cuerpo absorbía la luz de la diosa, sus ojos hasta ese momento amarillos tomaron el color azul zafiro como los de la diosa, con una divina mirada. Su cabeza sus patas y su cola, tomaron el color oscuro de la tierra de Birmania, sólo la planta de sus patas permanecieron blanca como símbolo de pureza y como homenaje a la barba blanca del maestro. Así surgió el Gato Sagrado de Birmania.

Viendo esto los jóvenes novicios se animaron y fueron a capturar a los ladrones. A los 7 días murió Sinh, llevando el alma de Mun-ha a la diosa Tsun-Kyan-Kse, enseguida se produjo un segundo milagro en el templo, todos los gatos se transformaron adquiriendo la belleza, la bondad de Sinh, desde ese día son los encargados de llevar el alma de los sacerdotes hacia la diosa Tsun-Kyan-Kse.

Escrito por | 13 de septiembre de 2009 | 4 comentarios
Gatos.

Gato Sagrado de Birmania

El Gato Sagrado de Birmania es originario de Birmania, eran dedicados a cuidar los templos budistas, en forma conjunta con los monjes. Hay otras hipótesis que su origen es en Francia, otra que se trajeron gatos de Birmania y los cruzaron con gatos del lugar.

Su tamaño es intermedio entre el gato siamés y el  persa; de tamaño casi similar al siamés, pero un poco más robusto y macizo.

Como mascota es muy especial, después de conocer un Gato Sagrado de Birmania, es casi imposible preferir otro gato, su mirada es tan profunda que parece que te eleva  hacia otra dimensión. Son vivaces, juguetones, dulces, muy sociable, creando fuertes lazos con sus amos, tranquilo, inteligente, fiel. La cabeza es redondeada, la nariz también está entre el siamés y el persa.

El pelo es semilargo, sedoso con menos subpelo que el persa, más abundante y más largo en el cuello y en la cola. La coloración del manto es como el siamés pero con la diferencia del blanco colocado en los pies, como guantes, los dos pares de guantes son simétricos. El pelo de tonalidad claro, con zonas de tonalidades más oscuras. Algunos Gatos Sagrados de Birmania tienen color foca, azul, chocolate, lila, rojo crema; la carita, las orejas y la cola tienden a ser de la misma tonalidad oscura. Los cachorros cuando nacen son todos blancos, van adquiriendo el color característico entre el segundo y tercer mes.

En todas las variedades los ojos son de un azul intenso, algunos pueden sufrir de cataratas.

Después de la II Guerra Mundial quedó sólo una pareja de la raza de gatos de Birmania, costó mucho para recuperar la raza.

Escrito por | 6 de julio de 2009 | 2 comentarios
Gatos.