El piojo rojo del canario

Cuando vamos a poner las aves en la jaula, hay que tener mucho cuidado porque muchas veces están llenas de parásitos que no se pueden ver a simple vista. Por eso es muy importante cuando un ave muere o deja su jaula que se desparasite muy bien, no colocar otra ave y menos canarios en jaulas sin desinfectar. Al piojo rojo o piojillo, no se lo ve a simple vista y es un parásito, que se alimenta de la sangre de los canarios. Son muy pequeños mucho menos de 1 mm, y  de color rojizo. Se esconde en los lugares más difíciles de desinfectar, son de hábitos nocturnos y se alimentan sólo de noche. Atacan primero a los canarios más débiles o a las crías y luego ataca a todos los canarios y les va chupando la sangre. Cuando se lo detecta ha invadido tanto el hábitat y ha debilitado tanto a los canarios que es muy difícil eliminarlos totalmente y hasta es difícil recuperar al canario.

Una manera de saber cuando el canario está atacado por el piojillo, es cuando la piel se le queda pálida, porque el parásito le está chupando la sangre. El animal pasa inquieto rascándose durante la noche. Otra manera para saber si están presente estos parásitos es tapar la jaula con una tela blanca y limpia, al otro día se verá si hay manchas de sangre y si hay algún parásito pegado. Durante la noche se puede investigar con una linterna como se está manifestando el canario. Si por algún olvido se ha descuidado la higiene de la jaula hay que realizar una higiene a fondo y consultar al veterinario para saber como se debe realizar una higiene adecuada.

Escrito por | 21 de Enero de 2010 | 1 comentario
Aves y Consejos y Salud animal.

Parásitos en las mascotas

Todos sabemos que para mantener a nuestra mascota sana debemos hacer una visita al veterinario regularmente, especialmente por la desparasitación, aparte estarían las diferentes vacunas y enfermedades puntuales. Sabemos de la importancia de la desparasitación interna pero, ¿por qué es tan importante?

Tenemos que saber que dependiendo de la cantidad y tipo de parásitos internos que tenga nuestra mascota, pueden afectarle más o menos. Entre otros daños, pueden dañar tejidos, obstruir el intestino, extraer sangre, vitaminas…

Cuidar a nuestra mascota no sólo implica que esté cómodo en una bonita cama y que tenga comida y agua suficiente, todo ello muy importante, pero no debemos olvidar la salud y lo necesario que puede llegar a ser una visita al veterinario de forma periódica. A menudo a nuestras mascotas no les gusta el momento de tomarse la pastilla de la desparasitación y, por eso, mucha gente desiste de hacer pasar a su animal de compañía por un momento feo, pero no podemos olvidar los problemas de salud que se pueden llegar a evitar pasando por unos segundos malos cada cierto tiempo.

La no desparasitación de nuestra mascota puede llegar a crear problemas en nosotros mismos ya que el parásito que se encuentre alojado en él puede poner huevos o larvas que terminen perjudicando a las personas cercanas al animal. Según el parásito que sea, puede llegar a causar problemas realmente graves en las personas.

Si sabemos que nuestra mascota tiene parásitos, hemos de mantener cierto cuidado a la hora de interactuar con ella ya que de lo contrario podemos vernos infectados por dicho parásito. Especialmente será crucial una buena higiene, lavándonos las manos después de haber jugado con nuestra mascota (ya que a través del pelaje podemos adquirir huevos o larvas), igualmente no debemos estar en el lugar donde el animal defeca sin haber desinfectado de forma correcta el sitio.

De cualquier forma, debemos ser responsables con nuestros animales ya que podemos evitar grandes problemas de forma muy sencilla: teniendo una rutina de acudir al veterinario y desparasitar a nuestra mascota cada tres meses.

Escrito por | 12 de Mayo de 2008 | 1 comentario
Gatos y Perros.