Como cuidar tu canario doméstico

canario.jpg

Para empezar mantén muy limpia la jaula de tu canario, destina un momento para su aseo frecuente, luego de limpiar el fondo, llena bien el comedero y el bebedero no te inquietes porque pueda ser demasiado pues ellos comen lo que necesitan, si vigila que la comida no se les eche a perder.

Coloca todos los días un recipiente para que se bañe, solo que hazlo cuando el sol este afuera de noche sácalo.

La dieta del canario doméstico es a base de grano como mijo, alpiste y de vez en cuando fruta o verdura pero con moderación.

Es preferible que sea siempre la misma persona quien manipule la jaula así evitarás que el ave se estrese si ve personas extrañas.

No pongas la jaula de tu canario en lugares en los que haya mucha actividad o ruido, mejor en un lugar tranquilo, alejado de las corrientes de aire y donde no se fume.

Los vapores de la cocina son muy perjudiciales para la salud de tu canario.

El lugar donde lo coloques deberá templado y recibir sol no directamente,

Controla siempre que a tu ave no le falte agua fresca y limpia, recuerda el aseo diario de la jaula es necesario para la salud de tu canario.

Escrito por | 27 de Septiembre de 2008 | 17 comentarios
Aves.

Enfermedades más comunes en los hámsters

Es importante conocer ciertas cosas antes de adquirir un hámster, especialmente las enfermedades y las conductas que pueden llegar a desarrollar estos preciosos animalitos.

En primer lugar, debemos saber que los hámsters, en cautiverio, son propensos a ser relativamente agresivos entre ellos (especialmente las hembras) por lo que es bueno mantener a cada uno de ellos en jaulas separadas. A menudo, por estrés y falta de una alimentación completa, se puede llegar a dar casos extremos como el canibalismo.

Igualmente, hay que tener un especial cuidado con el pelaje ya que es el lugar donde les atacarán los ácaros, por lo que hay que mantener una rutina de cuidado especial, tanto de baño como de cepillado. Es importante tener en cuenta el pelaje del hámster ya que será en él donde se manifiesten los primeros síntomas de falta de vitaminas.

Sin embargo, lo más corriente que puede llegar a afectar a nuestro hámster será el resfriado, exactamente igual que nos puede pasar a nosotros. Por eso, hay que tener cuidado en que no esté mojado durante mucho tiempo ni dejarlo en corrientes de aire o en un lugar donde le dé directamente el aire de un ventilador o de un aparato de aire acondicionado. Los síntomas de estos resfriados son: moqueo, estornudos, fiebre e, incluso, neumonía.

Hemos de vigilar la boca del hámster ya que sus dientes son muy delicados y propensos a las caries, en el caso de que se formaran dichas caries habría que extirpar el diente. Además, pueden llegar a crecerles desmesuradamente los incisivos si no tenemos un objeto especial que pueda mordisquear.

Algunas otras enfermedades problemáticas pueden ser la diarrea, muy grave en los hámsters pudiendo acabar siendo una enfermedad mortal, suele ser detectada al verle la colita húmeda y manchada (colibacilosis) y problemas de riñón (amiloidosis).

A menudo, al ser un animal tan pequeño y gracioso, no tenemos en cuenta muchos de los problemas que pueden llegar a tener, ni tampoco de los cuidados que debemos ofrecerles a estos pequeños roedores. Muchas de estas enfermedades se pueden evitar con un hábito de cuidado e higiene y, aunque en otras ocasiones no es posible evitarlo, hemos de estar informados y alertas para detectar estas enfermedades y actuar en consecuencia.

Escrito por | 13 de Mayo de 2008 | 88 comentarios
hamster y Roedores.

Parásitos en las mascotas

Todos sabemos que para mantener a nuestra mascota sana debemos hacer una visita al veterinario regularmente, especialmente por la desparasitación, aparte estarían las diferentes vacunas y enfermedades puntuales. Sabemos de la importancia de la desparasitación interna pero, ¿por qué es tan importante?

Tenemos que saber que dependiendo de la cantidad y tipo de parásitos internos que tenga nuestra mascota, pueden afectarle más o menos. Entre otros daños, pueden dañar tejidos, obstruir el intestino, extraer sangre, vitaminas…

Cuidar a nuestra mascota no sólo implica que esté cómodo en una bonita cama y que tenga comida y agua suficiente, todo ello muy importante, pero no debemos olvidar la salud y lo necesario que puede llegar a ser una visita al veterinario de forma periódica. A menudo a nuestras mascotas no les gusta el momento de tomarse la pastilla de la desparasitación y, por eso, mucha gente desiste de hacer pasar a su animal de compañía por un momento feo, pero no podemos olvidar los problemas de salud que se pueden llegar a evitar pasando por unos segundos malos cada cierto tiempo.

La no desparasitación de nuestra mascota puede llegar a crear problemas en nosotros mismos ya que el parásito que se encuentre alojado en él puede poner huevos o larvas que terminen perjudicando a las personas cercanas al animal. Según el parásito que sea, puede llegar a causar problemas realmente graves en las personas.

Si sabemos que nuestra mascota tiene parásitos, hemos de mantener cierto cuidado a la hora de interactuar con ella ya que de lo contrario podemos vernos infectados por dicho parásito. Especialmente será crucial una buena higiene, lavándonos las manos después de haber jugado con nuestra mascota (ya que a través del pelaje podemos adquirir huevos o larvas), igualmente no debemos estar en el lugar donde el animal defeca sin haber desinfectado de forma correcta el sitio.

De cualquier forma, debemos ser responsables con nuestros animales ya que podemos evitar grandes problemas de forma muy sencilla: teniendo una rutina de acudir al veterinario y desparasitar a nuestra mascota cada tres meses.

Escrito por | 12 de Mayo de 2008 | 1 comentario
Gatos y Perros.